miércoles, 19 de septiembre de 2018

LAS RELACIONES INTERNACIONALES EN CENTROAMÉRICA Y SU EVOLUCIÓN


Pensábamos estructurar en subcapítulos todo lo que aquí deseamos dejar para su estudio o conocimiento, pero eso nos obligaría a sujetarnos a un orden por país o por época que podría volver su contenido demasiado académico, y nuestro interés no es ése. Preferimos mantener el estilo libre del ensayo, donde prive la libertad del espíritu en la narrativa, privilegiando su amenidad y el aprendizaje entretenido de cosas que otros nos dictaron y que, de una u otra manera, marcaron nuestro rumbo. Dicho lo anterior, comencemos…

Las fronteras imperiales, bien lo dejó establecido Juan Bosch (De Cristóbal Colón a Fidel Castro, 1969), colisionaron durante siglos en el Mar Caribe, donde la hegemonía de uno y otro imperio determinó el destino de poblaciones enteras, forjando las idiosincrasias de las sociedades en las que, hoy, nos desenvolvemos.

En el presente ensayo pretenderemos revisar la injerencia de las potencias extranjeras en Centroamérica durante el último siglo y medio, aproximadamente, y su evolución hacia el multilateralismo, para finalizar esbozando los complejos hilos de poder que se mueven, tras bambalinas, en nuestra pequeña pero, por lo visto, importante región del mundo.

Comencemos por visualizar aquella todavía Centro América (hoy se escribe Centroamérica), luego de la ruptura de la Federación, con pequeñas repúblicas tratando de ser independientes de un todavía, aunque en decadencia, Imperio Español, el cual recibe su estocada en 1898, al perder la Guerra Hispano-Estadounidense, en Cuba (Filipinas, Puerto Rico y Guam), una guerra infame provocada como señal del incipiente nacimiento de una nueva potencia, ahora en América, añejo imperio que termina de dar sus últimos estertores con el advenimiento de la República, a principios de los años 1930.

El vacío que, paulatinamente, fue dejando España en las nuevas repúblicas, no lo ocupó, en principio, Estados Unidos de América, con todo y la admiración que casi la totalidad de nuestros próceres tuvieran por todos los acontecimientos que recién habían dado con el nacimiento de esa nueva república, al grado que, inicialmente, las Provincias Unidas del Centro de América quisieron imitar el modelo federal de las antiguas colonias inglesas del norte, fracasando en el intento.

Para impedir la injerencia de las potencias europeas, especialmente la inglesa, en América (el continente), nació la Doctrina Monroe (1823), América para los americanos, una declaración netamente imperialista mal atribuida al presidente Monroe, cuando su creador fue, en realidad, John Quincy Adams, en una época en que EEUU todavía andaba tras la conquista de gran parte de su territorio actual, en aquellos tiempos todavía en manos de México y de Rusia.

El proceso por el cual las antiguas potencias caen en cuenta que sus fuerzas han mermado o que ya no son, siquiera, equivalentes a las de una potencia emergente, es más lento, a nuestro parecer, que el provocado por el entusiasmo de sentirse fuerte y de verse más poderoso que los antiguos amos del mundo. En todo caso, ese proceso no de da de un momento a otro; toma décadas, pues la lucha por no permitir el deterioro alarga una agonía, mientras que el poder emergente necesita de la construcción de barcos, de ejércitos, de la acumulación de verdaderas montañas de capital, del asentamiento de una fuerte base industrial que nutra las vías comerciales y, en cierto modo, las controle, de la estructuración de una diplomacia profesional. En uno u otro sentido, todo esto es complejo, y toma muchos años determinar el grado de inclinación de una balanza.

El destete centroamericano de España fue acompañado, en realidad, por el también poderoso Imperio Británico, que mientras aquélla ejerció la soberanía en estas tierras no tuvo acceso a nuestra región, como no fuera de manera ilegal, ya sea contrabandeando, ya a través de la piratería (eso sí, bajo patente de corso otorgada por sus soberanos) o simplemente invadiendo y robando los recursos naturales, como sucedió en las costas de Guatemala, o tratando de instalar poblaciones con el objeto de reclamar territorio, como fue el caso de la Mosquitia, en Nicaragua (proceso que finalmente fracasó).

El Imperio Británico, cuya base principal frente a Centroamérica se encontraba en Jamaica, estaba por vivir sus mejores años con la llegada al trono de la reina Victoria, un reinado largo que le dio la estabilidad necesaria para crecer y afianzar sus instituciones, tanto en la metrópoli como en los territorios y países ocupados durante siglos.

Una vez salida España del territorio centroamericano, Inglaterra pudo acercarse nombrando embajadores y, tras ellos, su influencia se dio, mayoritariamente y a través de todo el final del siglo XIX y principios del siglo XX, a través de empréstitos, algunos de los cuales nuestros países tardaron más de cien años en pagar. Era la famosa deuda inglesa.

En esas largas décadas otros imperios, como el belga, el francés, el italiano y el alemán, se disputaban África, el sureste asiático y hasta el medio oriente (¿de dónde creen que vienen los problemas en esa zona?), pero no tuvieron mayor relevancia en nuestras tierras.

Mientras tanto, ese primer intento de marcar territorio, de los Estados Unidos de América, no tuvo mayor impulso en los primeros años del siglo XX. Es más, cuando EEUU se ve forzado a entrar a combatir en la que después se llamó Primera Guerra Mundial (al principio era La Gran Guerra), lo hizo en una posición de franca debilidad. Su ejército, su marina, adolecían de grandes deficiencias, y fue la necesidad de la guerra la que hizo que el país se enfocara en esos temas, de manera que, al terminar la misma, en 1918, la gran nación del norte se había convertido, por su poderío naval y militar, por el impulso que tomó su industria y por la aceptación que comenzó a tener el dólar frente al declive de la libra esterlina para las transacciones internacionales, en la potencia emergente en el mundo.

Mientras la mayoría de los países trataban de recuperarse de los daños ocasionados por la Gran Guerra o, inclusive, luchaban frente a la epidemia de gripe (llamada española) que provocó más muertes que la misma guerra, otros sucesos, del otro lado del mundo, le daban forma al germen de lo que sería otro gran imperio tratando de meterse, de una u otra manera, en Centroamérica.

La caída de los zares de Rusia y el triunfo de la Revolución Bolchevique en 1917, habrían sido hechos locales y, quizás, intrascendentes para muchos, si no hubiese habido, en 1919, una III Internacional Socialista, es decir, una reunión de todos los líderes europeos de izquierda, la cual, por el giro radical que tomó, es denominada Komintern, por su nombre en alemán: Internacional Comunista. La trascendencia de esta reunión estriba en la decisión, provocada por el reciente triunfo sobre los poderosos zares, de exportar la revolución hacia otros países, idea impulsada originalmente por Lenin –Vladimir Ilich Ulianov--, desarrollada en los años siguientes por un comunista italiano, Antonio Gramsci, implementada por el castrismo-guevarismo desde Cuba y vuelta a pulir y a actualizar, en los últimos tiempos, por el Foro de Sao Paulo.

La exportación del modelo revolucionario no fue en sus primeros tiempos, precisamente, miel sobre hojuelas. El Ejército Rojo, nutrido por centenas de miles de hombres provenientes de los soviets, fue derrotado sangrientamente en su intento por invadir Polonia (que se encontraba en guerra, disputando territorios con Ucrania). En Italia, los intentos soviéticos por tomar los sindicatos y controlarla, también salieron mal; y en Alemania los miembros del partido comunista fueron exterminados o encarcelados (puede revisarse el episodio de la quema –le llaman con el término impersonal de incendio-- del Reichstag, en Berlín, en 1933).

Todos esos eventos generaron una situación convulsa que disparó las alarmas en el resto de países, los nuestros gobernados en esa época por militares electos que cambiaron las constituciones para perpetuarse, constituyéndose en dictadores de pensamientos conservadores (Jorge Ubico Castañeda, en Guatemala; Tiburcio Carías Andino, en Honduras; Maximiliano Hernández Martínez, en El Salvador; y Anastasio Somoza García, en Nicaragua), siendo la excepción Costa Rica.

La crisis en que entró de nuevo el mundo con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial solamente pospuso el avance de la ofensiva comunista soviética en América, en donde ya León Trotsky, en su último exilio iniciado en 1936, se había radicado en México, dándole renovadas energías a la formación de juventudes e intelectuales marxistas en ese enorme país.

El choque de ideas y el respaldo que las potencias de la primera mitad del siglo XX le daban a unas y otras generó lo que dio en llamarse la Guerra Fría, esas hostilidades permanentes, sin declaración formal, que abrieron paso al fortalecimiento del mundo del espionaje, al armamentismo, a la creación de bloques en la recién estrenada Organización de Naciones Unidas, ONU, paradójicamente creada para generar canales de distensión, pero utilizada como campo de batallas de nueva generación, cediendo terreno a las guerras de conquistas territoriales por las nuevas pugnas de carácter ideológico.

El multilateralismo había llegado para quedarse, pero los ideales que lo inspiraron luego de la cruda realidad de la guerra recién terminada, quedaron relegados, para convertirse en un nuevo instrumento para medir fuerzas o, lo que es peor, para imponer agendas a los países soberanos que, de buena fe, la formaron originalmente.

Mientras se formaba este tejido complejo de las relaciones hegemónicas de las nuevas y las declinantes potencias, se da el derrocamiento del gobierno chino de Chiang Kai Shek y el empoderamiento de Mao Zedong, instaurando una nueva dictadura comunista en otro de los países más grandes, y el más poblado de la tierra, con la diferencia que a Mao no le interesa exportar su revolución al resto del mundo y, con el tiempo, solo podemos mencionar el apoyo que le dio a las fuerzas del Frente Nacional de Liberación, de Vietnam, conocidas como Viet Cong, en su lucha, primero, contra Francia (quizás el último estertor del imperialismo francés, que declinó junto con la utilización del francés como medio internacional de comunicación) y, luego, en la derrota de EEUU a principios de los años 1970. China tomaría un camino de décadas para convertirse en la potencia que es hoy, llegando al escenario mundial de la manera que veremos más adelante.

En los países centroamericanos, en la medida que se fue avanzando en el pago de la famosa “Deuda Inglesa” que tenía subyugadas a las pequeñas naciones, declinando en gran medida el poder de una Inglaterra exhausta después de dos guerras mundiales, se fue acrecentando la influencia estadounidense con su música, sus festividades, sus productos, su política no siempre sana y muchas veces cuestionable y, con ella, su dinero, con episodios de su diplomacia actuando, ya pro-consularmente, ya quitando y poniendo gobiernos con el mayor descaro. Nos habíamos convertido en el patio trasero de la nueva potencia global.

Pero volvamos unos años atrás: la carnicería que significó la Primera Guerra Mundial, con sus casi dos decenas de millones de muertos, creó la necesidad de enfrentar el mundo de diferente manera, y en el Tratado de Versailles que dio fin a dicha conflagración, firmado en 1919, se establece la creación de la Sociedad de las Naciones que, aunque es obvio que no dio los resultados esperados porque en el tratado mismo venía el germen de la siguiente guerra mundial, tratando a la vencida Alemania de una manera humillante por las décadas por venir, lo relevante es la importancia que todas las potencias mundiales le dan a una nueva manera de ver y de actuar en el mundo: el multilateralismo; aquel que se dio en 1890 con la Primera Conferencia Internacional Panamericana (que sería el germen de la Organización de Estados Americanos, OEA, creada en 1948), y que daría paso para crear, en 1945, apenas finalizada la guerra, la Organización de Naciones Unidas, ONU, de la cual ya algo adelantamos.

Mientras tanto, sucesos de otra naturaleza iban a escocer la dinámica de las relaciones de poder entre EEUU y América Latina. La Revolución Mexicana que había iniciado en 1911 dio paso a la Constitución de 1917 en la que se acababa con privilegios que algunas compañías extranjeras tenían en México, incluyendo algunas estadounidenses, lo que dio lugar a que EEUU, la potencia emergente y vecina, no reconociera al gobierno de Venustiano Carranza, a menos de que se derogasen los artículos que afectaban a dichas empresas.

Como es ley de vida que toda acción produce una reacción, algunos años después, a principios de los años 1930, luego de casi 15 años de estiras y aflojas entre estos dos grandes vecinos, México le dio un gran aporte a las relaciones de Derecho Internacional al promulgar la Doctrina Estrada, la cual sería el pilar angular de sus relaciones internacionales durante décadas, que se inclina por la no intervención de un Estado en los asuntos internos de otros Estados, doctrina que vino acompañada por la defensa del derecho de autodeterminación de los pueblos.

Es decir, la dinámica mundial no trataba solamente de actores sino de posiciones, especialmente de actores menos poderosos que, escudados en un incipiente multilateralismo, se apoyaban en los votos de las mayorías conforme reglas de un nuevo juego de relaciones, para vencer la otrora voluntad de alguno de los poderosos imperios. En ese orden de ideas surge en la ONU el Grupo de los 77 (que ahora agrupa a unos 134 países), que presidieron: Guatemala en 1987 y Costa Rica en 1996.

Conformada ya, la ONU, e iniciado el largo juego del gato y el ratón de la Guerra Fría, esa que vio nuestros países como un tablero de ajedrez y a nuestros gobiernos, instituciones y población como piezas estratégicas y hasta sacrificables, haciendo de la misma, en nuestras latitudes, algo menos frío y más caliente, se da el triunfo de otra revolución, ahora en el Caribe. Fidel Castro había logrado botar al gobierno de Fulgencio Batista y, con un discurso inicialmente democrático, fue poco a poco consolidando una dictadura de régimen comunista que, 60 años después, prevalece en la isla.

El cambio de un gobierno por otro en una isla pudo haber sido un suceso histórico aislado e insignificante, como ha habido muchos, pero lo que fue distinto es que esa isla, ahora al mando de marxistas disfrazados de demócratas que luchaban por la libertad, le abrían las puertas del hemisferio a otra potencia, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, la misma que durante décadas había tratado de exportar su propia revolución y era uno de esos polos opuestos de esa guerra no declarada.

No es el propósito de este ensayo revisar el incidente de los misiles soviéticos en Cuba y del origen del bloqueo estadounidense a la isla. Baste decir, para nuestros efectos, que aquella confrontación Este-Oeste, ideológica a morir, por razones poco estudiadas hasta ahora involucró a Centroamérica, al prestarse territorio guatemalteco para entrenar cubanos ya exiliados en el estado de la Florida, que pretendían recuperar su país, y territorio nicaragüense para, de ahí, partir la expedición que pretendía instaurar una cabeza de playa en territorio cubano, con el apoyo estadounidense que, finalmente, y debido, quizás, al cambio de gobierno de Eisenhower (en el que se planificó y montó la operación) al de Kennedy (en que se inicia la ejecución), fracasó, episodio conocido como la Invasión de la Bahía de Cochinos.

Castro, triunfante, apoyado por una de las grandes potencias militares de la época, nunca habría de olvidar el papel de Guatemala y de Nicaragua en este suceso, de modo que se constituyó, aunque es difícil documentar hechos que se dieron en la clandestinidad, en un canal de apoyo del bloque comunista (URSS y los países detrás de la “Cortina de Hierro”) en favor de los movimientos insurgentes en estos países y, casi de colada, en El Salvador, que se sumó a la insurrección, provocando un conflicto armado de 36 años en Guatemala, otra cruenta guerra civil en El Salvador y el derrocamiento del gobierno de Nicaragua, en julio de 1979, por las guerrillas del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Muchos de los combatientes de esa época estudiaron, becados, en Universidades de los países comunistas a donde los ciudadanos normales no teníamos acceso, pues nuestros pasaportes traían una leyenda que así lo prohibía expresamente, y otros tantos recibieron entrenamientos militares especializados en esos países, para luego regresar a enganchar más gente y a comandar los grupos fuera de la ley para subvertir el orden y tomar el poder por la fuerza, envolviendo el campo y los centros universitarios, especialmente, en esa vorágine de ideología radical y de violencia.

Ya en años anteriores, en Guatemala, cuando partió al exilio el ex-presidente Jorge Ubico, sus últimas palabras antes de abordar el avión fueron que nos cuidásemos de los “cachurecos” (los recalcitrantes de la iglesia católica) y de los comunistas. Después de 14 años de gobernar con mano de hierro, ¿qué sabría?

Poco tiempo después era electo presidente Juan José Arévalo, de quien parece existir una carta dirigida a Basili Pyakubovsky, Encargado de Negocios de la URSS en México, agradeciéndole “vuestra ayuda espiritual y económica”, tan solo tres días después de asumir el cargo (fechada el 18 de marzo de 1945), misiva que también menciona “el atinado consejo de vuestros enviados”, cuyo original no hemos visto pero cuya información no debemos descartar (Guatemala Bajo Asedio. Avemilgua, septiembre 2012).

El sucesor de Arévalo iba a ser el coronel Francisco Javier Arana, pero al ser asesinado en el puente La Gloria (18 de julio de 1949), quien llegó a la presidencia fue Jacobo Árbenz Guzmán, en las elecciones de 1950, asumiendo en 1951 y derrocado el 27 de junio de 1954. Estos sucesos vienen al caso porque se dan en la cúspide de injerencia abierta de EEUU, a través de la United Fruit Company, del Departamento de Estado y de la Agencia Central de Inteligencia, e injerencia a sotto voce de las ideas socialistas y comunistas provenientes de ultra mar. Nosotros estimamos que Árbenz quiso hacer un gobierno nacionalista y, entre otras cosas, impulsó una reforma agraria que, si hubiese sido bien llevada, habría sido de enorme beneficio para el país, pero desafortunadamente las cosas se salieron de cauce, hubo arbitrariedades, ilegalidades, persecuciones y asesinatos innecesarios, y la cuerda se reventó, constituyendo esta década, desde el principio (con el candidato de las mayorías asesinado frente a los ojos de quien fue su sucesor), hasta el asesinato de quien derrocó a Árbenz y ocupó su lugar, Carlos Castillo Armas, uno de los períodos más negros de nuestra historia.

Mientras el comunismo avanzaba en el mundo y era evidente ante los ojos de todos con lo que sucedía en Cuba, el gobierno de Kennedy, en EEUU, instauró en 1961 el programa de cooperación denominado Alianza para el Progreso, el cual buscaba, con un apoyo de 20,000 millones de dólares de esa época, apoyar el desarrollo, restarle adeptos a los movimientos revolucionarios e impulsar políticas en el sentido que a EEUU le convenía o parecía en ese mundo todavía bipolar en donde el adversario jugaba, por primera vez, en la vecindad. ¡Su vecindad! ¿Se colocaron todos esos miles de millones? Lo dudamos, especialmente porque dicho programa finalizó en 1970. Mucho de esa cifra se otorgó en empréstitos multilaterales y constituye el inicio de otro de los grandes problemas de América Latina: el peso de la deuda externa sobre nuestras economías y la esclavitud que eso representa para nuestra soberanía e independencia de criterios.

Aprovechemos que estamos ubicados en los años 1960/1970 para hablar de otros actores poco conocidos, pero causantes de gran parte de nuestros males actuales.

Es la etapa en la que algunos partidos políticos y sindicatos europeos, especialmente de Alemania, a través de sus fundaciones, verdaderos brazos políticos para influenciar donde les conviene sin desgastar al partido o al sindicato, son inyectadas con el suficiente dinero como para venir a América Latina a abrir brecha, en donde fueron bien recibidas por políticos y partidos políticos carentes de fondos, quienes vieron en ellos, más que una inspiración a sus ideas, una fuente de financiamiento para sus campañas.

Pero no solamente Alemania estuvo presente, especialmente por el liderazgo de Willy Brandt; también España, de la mano de Felipe González. El primero con el pretexto del estrechamiento de la brecha entre los países ricos y los países pobres, la que él denominaba “la cuestión social del siglo XX”, dado que EEUU no entendía lo que estaba pasando en el denominado Tercer Mundo, donde muchos de los conflictos eran simplemente locales, resultado de la indigencia social y económica y, además, preocupado por el giro de la articulación del conflicto Este-Oeste hacia una dinámica Norte-Sur que, con el liderazgo vacilante y la dudosa hegemonía de EEUU, podía hacer fracasar las importantes negociaciones de desarme y control de armamento que, en ese entonces, eran parte de la importante agenda de distensión.

El segundo, Felipe González, con su experiencia durante el franquismo y la transición española, se sentía con la altura moral suficiente como para venir, de alguna manera, a darnos cátedra frente al desastre de países centroamericanos que se mostraban al mundo, pues de lo que se trataba era de encausar a pueblos y gobiernos por la senda democrática en lugar de los regímenes autoritarios que, desde Europa, veían en todos nuestros países. Una especie de neocolonialismo nostálgico político-cultural, o algo así. Era, quizás, una reacción al aislacionismo de 40 años que, de manera natural, se volteaba hacia Hispanoamérica, pero sin perder el paternalismo tan castizo.

Entre las fundaciones alemanas más conocidas que vinieron a Centroamérica están la Ebert Stiftung (del Partido Social Demócrata, miembro de la Internacional Socialista); la Konrad Adenauer (del Partido Demócrata Cristiano); la Hanns Seidel (de la Unión Social Cristiana de Baviera); la Friedrich Naumann (Partido Democrático Libre). Su llegada a la región se da en momentos en que la Alianza para el Progreso, de los EEUU, parecía haber declinado hasta su desaparición, y lo único extranjero que convivía en nuestras sociedades eran las instituciones culturales, tipo Instituto Dante Alighieri o la Alianza Francesa.

Fueron un par de décadas complicadas para Centroamérica, en donde los movimientos guerrilleros, impulsados desde afuera, encontraron el caldo de cultivo para comenzar su guerra de guerrillas, primordialmente en Guatemala y El Salvador, donde no pudieron triunfar, y en Nicaragua, donde en julio de 1979 derrocaron al gobierno de Anastasio Somoza Debayle.

Los conflictos internos de cada uno de estos países hacían que las relaciones entre todos los países de Centroamérica fuesen casi imposibles. Honduras prestó su territorio para que EEUU montase una base militar desde donde se organizaban operaciones en Nicaragua, y esta, a su vez, servía de base naval y aérea para recibir armamento y pertrechos de Rusia y de Cuba que, luego, eran enviados a El Salvador y Guatemala para abastecer y armar los movimientos insurgentes. Costa Rica se había convertido en un enorme campo de refugiados, especialmente nicaragüenses, que constituían una pesada carga para un país pobre. Algunos de los presidentes no se hablaban entre sí. De ahí, la dinámica de las relaciones internacionales intracentroamericanas toma un nuevo giro con la Primera Reunión de Presidentes de Centroamérica, donde nace la Agenda de Esquipulas, la que, a su vez, es la cimiente para la creación, unos años después, del Parlamento Centroamericano, el cual no solo revitaliza los vasos comunicantes en nuestra subregión, anteriormente rotos, sino se constituye en un interlocutor válido de un aliado poderoso: El Parlamento Europeo.

La declinación de la presencia estadounidense de esas dos décadas también se vio influenciada por el protagonismo que tomó el multilateralismo, pues muchos de los recursos de EEUU eran el músculo, precisamente, de las no tan nuevas instituciones pero sí nuevos actores en la región, el Banco Mundial, BM, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y especialmente, el más intrusivo Fondo Monetario Internacional, FMI. Nuestras democracias comenzaban a ser dirigidas desde Washington después de dos o tres décadas de haber picado el anzuelo del endeudamiento externo. Ser acreedor, ahora, les daba el derecho de dictarnos muchas maneras de ver las cosas, por lo cual se puede decir que el multilateralismo se convirtió en el brazo neoimperialista de quien ponía suficiente capital como para controlar la dirección de la Institución.

Una muestra del sentimiento centroamericano, de esa época, es el discurso del presidente Rodrigo Carazo, en 1982, en el cual se lamenta de lo barato que nos compran y de lo caro que nos cobran, entre intereses y exigencias de qué hacer y qué no hacer, entre otras cosas. Este es el mismo presidente que promovió la fundación de la Universidad de la Paz, de la ONU, financiada con capital semilla mexicano, sudcoreano y chino. Otra institución que, de fuera de la región, venía a poner su grano de arena cuando más paz se clamaba en Centroamérica.

Fue, debemos comprenderlo, una etapa de transición de EEUU que, desgastado de servir de policía del mundo y de fuerza de contención primordial frente al comunismo, prefirió jugar sus cartas desde otras posiciones menos desgastantes. Hubo una variación, también, en su manera de actuar localmente, y comenzó a dejar de visualizar países para trabajar con regiones, involucrando a América Latina (Centroamérica es muy pequeña para esa visión y no le pusieron el ojo sino hasta que les mandó decenas de miles de inmigrantes ilegales) en iniciativas de alcance global, como el GATT (que con el tiempo se convirtió en la Organización Mundial de Comercio, OMC) y el mismo FMI, observándose una declinación de los programas bilaterales de asistencia, incluyendo la militar, variando, a su vez, la acostumbrada dependencia de ayuda de muchos de nuestros países, que de pronto voltearon a ver hacia otras fuentes.

La excepción, quizás por el fuerte conflicto bélico que vivía Centroamérica en esos años, lo constituye la Iniciativa de la Cuenca del Caribe del presidente Ronald Reagan, lanzada en su discurso del 24 de febrero de 1982, quien, por primera vez, pone el poder político como facilitador del poder económico para que se facilite el desarrollo de los países del Caribe y de Centroamérica. La buena voluntad y la comprensión, de parte de EEUU, de nuestros más ingentes problemas, tampoco pudo aprovecharse. Los incentivos de reducción de impuestos para que el gran capital se movilizase a nuestros países no tuvo mucho eco, debido a que los conflictos armados persistían, y luego, con una nueva crisis económica global y los intereses por la nubes, las inversiones nunca llegaron: estábamos en lo que todavía se llama “la década perdida” de los años 1980.

Vayamos, ubicados dentro del mismo período, a otros escenarios que se daban, preparando el camino de otro formidable peso pesado de las relaciones internacionales: Europa, que en esos años no era la figura política que representa esa unión que hoy tienen, sino un grupo de países que volvían a salir de otra terrible y devastadora guerra, que estaban enfocados en su reconstrucción pero tenían conciencia que muchos de los problemas del pasado derivaban de los afanes por controlar la producción de carbón y de acero, sin los cuales no hay industria y, sobre todo, artillería, fundamental para hacer la guerra.

Francia y Alemania, los eternos rivales, logran superar sus diferencias y sientan las bases de lo que será, en primera instancia, la Comunidad Económica Europea, CEE, y que, algún tiempo después, luego de dejar atrás los acuerdos económicos y acordar los políticos, nace la Unión Europea, UE, a la que sus doce miembros originales se le van sumando países, agrandándola y fortaleciéndola hasta lo que hoy conocemos como uno de los mercados más grandes del mundo con cierto grado, avanzado, diríamos, de unidad política, muy complicada, que podría ser precisamente el germen de su autodestrucción en un futuro, como efectivamente algunos analistas empezamos a señalar.

El estilo de influir de la UE y de muchos de sus países miembros, en lo individual, se distingue de la influencia que puedan hacer las demás potencias por el grado de condicionamiento que apareja, a tal grado de querer convertir nuestros países en réplicas de lo que muchos funcionarios europeos desearían para nosotros.
Mientras se daba el proceso de formación de esta figura política europea, Japón, otra de las grandes potencias económicas que había hecho su propio esfuerzo por reconstruir su economía y su infraestructura después de haber perdido la guerra, se constituye en un gigante industrializado que, sin recursos naturales, es capaz de fabricar de todo y, además, con una calidad envidiable. Poco a poco Japón logra estar en el sitio más alto de las naciones respetables del planeta, pero con una política exterior de buen vecino. Monta su agencia de cooperación y apoya a nuestros países pero sin condición política o ideológica alguna.

Paralelamente, el gigante asiático más poblado de la Tierra había pasado, en los años 1970, una costosa Revolución Cultural, pero a mediados de los años 1980 cambian sus autoridades y, con el mismo sistema unipartidario pero con otra visión, comienza a efectuar cambios profundos en sus matrices educativas y productivas, generando por muchos años crecimientos de dos dígitos porcentuales en su economía, lo que poco a poco van moldeando la entrada de China al siglo XXI bajo unos paradigmas renovados que la tienen en la senda de convertirse, con el paso del tiempo, en la mayor economía del mundo.

Como es obvio en todas las épocas y todas las regiones del mundo, en la medida que un Estado se hace rico y poderoso, su voz se escucha en más rincones y con mayor atención, lo que no ha sido la excepción en este caso.

De una China que podía pasar inadvertida al mundo occidental, con noticias suficientes para llenar sus páginas con sus propios problemas, la que hoy conocemos es una que está en las noticias todos los días, admirándonos cada vez más con sus nuevas ciudades, sus aeropuertos, sus trenes fabulosos, su capacidad industrial y los niveles a que ha elevado su comercio con otras naciones. Su moneda comienza a despuntar en los mercados internacionales, sabemos de su programa espacial con todo y sus actuales fracasos y, por mucho que la prensa presente sus números de crecimiento económico como decrecientes, todavía mantiene una dinámica tan alta que admira a quienes sabemos leer lo que la prensa tradicional nos trata de vender.

Como actor internacional, China ha irrumpido en América Latina de una manera diferente a las demás potencias, cooperando verdaderamente en proyectos de desarrollo, sin mayores condiciones, sirviendo de punto de referencia para evaluar la manera como los demás países o potencias nos tratan.

Como parte activa de los Grupos Consultivos de Guatemala tras la firma de los Acuerdos de Paz de 1996, hemos visto cómo los países “cooperantes” presentan los programas en los que han contribuido, y algunas veces la mayoría de los gastos de dichos programas están en renglones de sueldos de personal de ese mismo país, de pasajes aéreos y viáticos, pero la cooperación verdadera, la que llega al pobre ciudadano, es raquítica, mientras que la presencia de China como recién llegado a la región los pone en evidencia, al tomar por su cuenta proyectos completos de infraestructura, por decir algún ejemplo, y ejecutarlos sin mayores condiciones.

La variopinta oferta de países, unos más poderosos que otros, y de organismos internacionales con agendas que muchas veces no nos son gratas, es ahora hasta confusa.

El quererle dictar a los países de Centroamérica la senda de su futuro, ha sido abarcada, fuertemente, también, por personas particulares. No es casualidad que el infame George Soros haya trasladado US$.18 millardos de su cuenta personal a su fundación, la Open Society Foundation, para seguir interfiriendo con la tranquilidad de muchos países y de grandes instituciones, como el mismísimo Parlamento Europeo.

Para países pequeños como los nuestros y, además, sumidos en la pobreza, pequeñas cantidades de dinero en moneda dura se vuelven gran músculo para soliviantar los ánimos en las manos equivocadas. ¡Y eso es parte de lo que viene sucediendo de un tiempo a acá! Ya no son suficientes las injerencias en nuestros países de las grandes potencias, como antes. De un tiempo, a acá, la ideologización y la compra de voluntades han ido de la mano de transferencias de dinero para generar conflicto en situaciones que son difíciles de detectar y de entender.

Países mineros y petroleros, pero millonarios, financiando Organizaciones No Gubernamentales, ONG’s, para frenar la minería, para lastrar la exploración y explotación de petróleo en nuestros pequeños países.

Unos aportan el dinero, otras entidades, como el Foro de Sao Paulo, aportan elementos como la utilización de los Derechos Humanos o los tribunales para fines de agenda política o de objetivo de la toma del poder; y mientras haya dinero corriendo de por medio, siempre habrá ciudadanos dispuestos a venderse por unas monedas, y el pandemónium parece no tener fin.

De la hipoteca de nuestros países con Inglaterra o de tener que soportar embajadores pro-consulares de diferentes potencias hemos pasado al caos; como si no fuera suficiente servir de corredor de paso de los países mayores productores de droga hacia el mercado más grande de consumidores, donde nunca vemos que caiga un solo “capo” del narcotráfico o banquero asociado al crimen, pero nosotros ponemos los corredores de sangre, de sometimiento a los carteles de turno y de drogadicción, sin tomar en cuenta el daño que se le hace a la gente normal el enorme negocio de lavado de dinero que todo lo encarece para quien no está metido, que somos las grandes mayorías.

Es difícil pensar que este sea el ambiente propicio, para nuestros países, para establecer las bases de un desarrollo en nuestros niveles medibles en que vivimos como sociedad. Los grandes actores siguen su rol en este “desorden estructurado” ; los del norte elevan de vez en cuando su voz cuando la migración hacia el norte de niños y jóvenes es alarmante, para luego continuar con la misma dinámica en la que nunca podremos salir del status quo: regaños, amenazas de algún Comité del Congreso o del Senado, cancelación de visas, condicionamientos por niveles de captura de drogas para algún programa con nombre rimbombante y poca plata comprometida, algún letargo en el camino para luego comenzar con todo esto de nueva vez. Las últimas modas son la Ley Magnitsky, inicialmente aprobada para combatir “el vandalismo” ruso y que ahora se ha ampliado a otros países, y la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que busca exponer, en un listado, a funcionarios corruptos, especialmente financiados por dinero del narcotráfico, en los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras).

La Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), es una ley que, desde principios de la década de 1960, viene aprobando, año con año, el presupuesto militar de los EEUU. Como es una ley que debe ser aprobada cada año, y nunca ha dejado de aprobarse, durante décadas ha sido utilizada por congresistas y senadores, de los dos partidos principales, para introducir temas que poco o nada tienen que ver con el presupuesto o la seguridad de EEUU, como en la última que se aprobara el 13 de agosto de 2018 y que valida el presupuesto militar de 2019, con corruptos de Centroamérica incluidos.

Nos puede gustar, o no, los procedimientos estadounidenses, especialmente en estos tiempos en que casi toda la población clama por ponerle un alto a la corrupción, pero de que es un acto imperialista e injerencista, lo es, especialmente tomando en cuenta que el argumento es el dinero del narcotráfico, pero en su territorio no pasan de agarrar al distribuidor del barrio o al vendedor de la esquina, sin que caigan las verdaderas estructuras, tanto de traficantes de droga como de lavadores de dinero. Quizás estamos hablando del colapso del sistema financiero, pero eso no quita que se les pueda señalar, por esas razones, además de lo dicho, de doble moral, pues estamos seguros que el día que, verdaderamente, caigan las grandes estructuras del crimen alrededor de la droga, en EEUU, veremos muchos de estos flamantes políticos envueltos en la vorágine de un tema que, hoy, desean que la prensa y la opinión pública enfoque solamente en nuestros países.

Por otro lado, los europeos gustan de darnos lecciones de lo que debiera ser la democracia, impulsando agendas que creen políticamente correctas y de acuerdo con los tiempos, pero que atentan en contra de la familia, en contra de nuestras Constituciones que protegen la vida y a la persona desde el momento de la concepción; que todo lo ven desde la perspectiva de los derechos, sean de los niños, de la mujer, los derechos humanos, pero el ciudadano de a pie no sobrevive ni mejorará su calidad de vida sin proyectos concretos, sin la apertura de mercados que alguna vez, en otra variedad de injerencia negativa, nos restringieron (nos referimos a la Convención de Lomé, que beneficiaba primordialmente a las antigua colonias europeas del Caribe –países Asia, Caribe, Pacífico, ACP--, en detrimento del resto de países que ya competíamos en un ámbito de libertad a través de la calidad y precio de nuestros productos).

Luego, como países pequeños sin inversiones, sin tecnología, ¿qué nos queda? Por lo menos debiéramos estar en condiciones de que nuestro sistema político partidario produjera candidatos a ocupar los puestos importantes de dirección con el conocimiento de esta compleja historia y más compleja dinámica, pues otro de los graves problemas que tenemos, como países pequeños y dependientes de tantas cosas, es la ignorancia de nuestras más altas autoridades. Tenemos líderes que no entienden nada o que entienden poco.

Sirva este pequeño esfuerzo para que los funcionarios encargados de las relaciones internacionales de nuestros países y de las grandes potencias se tomen un respiro para tratar de figurarse en la posición del otro; para comprender mejor que las nuevas relaciones internacionales entre las naciones ya no deben depender del poderío militar, del peso del dinero o de una supuesta o inexistente superioridad moral, sino de las relaciones fraternas y de amistad, algo que sucede de manera natural, por ejemplo, entre los estados de Guatemala e Israel, por el pasado de ambos, y que es tan criticada por personas que no saben, que no se preocupan por enterarse o que tienen mala fe.

La evolución del mundo ha llevado a que nuestros líderes tiendan a ser más empáticos, sin perder de vista, los más poderosos sobre todo, acerca de los grandes intereses que representan, pues pueden perfectamente seguir siendo fieles a su mandato sin la necesidad de pasarle encima al otro, especialmente si se toma en cuenta que, así sea el país más pequeño del mundo, todos tenemos nuestra dignidad y nuestra propia manera de ver las cosas ejerciendo lo que bien, o mal, entendemos por soberanía.

La potencia que mejor ha comprendido esto es China, pues su acercamiento a países tan pequeños ha sido respetuoso y cortés, algo que las potencias tradicionales optan por ver atónitos, la mayoría, sin pronunciarse, y EEUU, con su doble discurso, cuestionando las relaciones de terceros países con quien ellos mismos mantienen una relación completa e importante, y hasta amenazando a la parte más débil. ¿No sería más elegante quedarse callados ante situaciones que no pueden cambiar?

Si las relaciones de las naciones, a través de los mandatarios de cada época, han cambiado con el tiempo, por su peso cae que esas relaciones se mantienen en constante evolución y seguirán transformándose, y lo único que hacemos en este día es señalar el camino que deseamos que tomen, para beneficio de esta esfera azul que habitamos todos.

Como vemos, las Relaciones Internacionales de Centroamérica han evolucionado de muchas maneras: desde sus contrapartes, primeramente imperios, luego repúblicas, algunas comportándose todavía como imperios; desde nuestra propia perspectiva, pues los países centroamericanos, como parte activa de esas relaciones, tampoco han sido estáticos, y la dinámica interna de nuestros propios problemas también ha influido en algunos cambios en esas relaciones; el surgimiento del multilateralismo, los mecanismos de incentivo económico hacia el capital, la mala fe introduciendo armamento indebidamente… Aquí ha habido de todo y ha habido hasta lo que no ha existido en otros países.

Es cierto, el experimento de la instauración de una Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, Cicig, a petición del gobierno de Guatemala a la ONU, con el apoyo financiero de algunos países amigos, no existe en ningún otro país del mundo.
El trabajo de la Cicig, originalmente instaurada para venir, desde afuera, a desarticular al crimen organizado, comenzó con el apoyo de pocas personas, el rechazo de pocas personas y el escepticismo de las mayorías.

Con diez años de trabajo, la desarticulación de algunas bandas ligadas a la corrupción y al desfalco de las arcas públicas, y sin condenas, contando con una gran popularidad y el apoyo de las mayorías, toma la bandera de cambiar la Constitución Política, tratando de instaurar lo que dio en denominarse una “dictadura judicial”, y comienza a alzarse las voces en su contra. Otras tantas voces de este país conservador se sumaron cuando, fuera del marco del Convenio con el Estado de Guatemala, publicita que va a impulsar sus temas desde una "perspectiva de género"; y el último "error táctico" que cometieron fue suscribir un acuerdo con el Tribunal Supremo Electoral, TSE, que, con los antecedentes de sesgo en el manejo de la justicia que se ha venido alegando, fue el acto que terminó de abrirle los ojos a gran sector de la población que, no estando conformes con que elementos extranjeros se metan a manipular nuestras elecciones, se han sumado al rechazo.

Sobre el caso ha corrido mucha tinta a favor y en contra, pero para los efectos de este ensayo baste decir que, aunque muchos le vean que trajo algún beneficio, es un elemento que ha venido a distorsionar grandemente, no solo las relaciones internacionales de Guatemala, sino a la sociedad completa, a la cual ha venido a disociar y dividir.

Un buen transcurrido tiempo después de que el mismo finalice, y se enfríen las cosas, será el mejor juez para dictaminar si el mismo valió, o no, la pena. Podemos asegurar, eso sí, que la testarudez de algunos funcionarios internacionales fue tal, que difícilmente habrá país alguno que acepte replicar el modelo en su territorio.

Las relaciones internacionales son complejas, interesantes y necesarias. Las mejores que podemos vislumbrar son las del comercio, esas que, a través de los siglos, han creado vasos comunicantes entre los pueblos más lejanos, han transportado la cultura, los inventos, las buenas prácticas y elevado el progreso, por imitación, de las personas.
Finalizamos haciendo una invitación para que este ensayo pueda ser enriquecido. No pretendemos, con las limitaciones de nuestra capacidad y del tiempo y formato empleados, haber sido exhaustivos o exactos en los hechos que narramos y sobre los juicios de opinión vertidos.

Que nos sirva a todos los interesados para profundizar en su estudio.

viernes, 16 de febrero de 2018

LA ELECCIÓN DE FISCAL GENERAL TIENE LOS DADOS CARGADOS.

Hoy termina una fase más de la farsa que se ha montado para elegir Fiscal General, quien a su vez es Jefe del Ministerio Pública, con la finalización del plazo para la recepción de expedientes de quienes deseen participar.
Digo farsa porque los miembros de la Comisión Postuladora le pagan mal al país al inventarse puntuaciones de calificaciones y certificaciones, como el de una politizada Procuraduría de los Derechos Humanos, PDH, que nada tienen que ver con los requisitos que marca la Costitución Política de la República de Guatemala, CPRG, para ser Fiscal General.
Al darle los legisladores intervención a la Academia y al Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, CANG, en procesos de esta naturaleza, lejos de volver pulcro el proceso de selección, la politización de estos ha sido el efecto más notorio. Lo vemos en la proliferación de Facultades de Derecho (para tener derecho a un asiento en la Comisión Postuladora y, por supuesto, a voto) y en la graduación por "tendaladas" y la incursión de extensiones de las FFDD para graduar más abogados en lugares remotos, para tener más agremiados, más votos y, así, tomar, casi por asalto, al Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala. CANG, por los votos de sus dos presidentes, el de Junta Directiva y el del Tribunal de Honor.
Los resultados:
1) Que los mejores candidatos para ocupar ese puesto ni siquiera participan, pues no se exponen a hacer el ridículo en un proceso de selección que, a todas luces, tiene los dados cargados;
2) Que en lugar de ser un nombramiento político con responsables claros, lo que hay son negociaciones de todos los involucrados, procedimiento que redundará en una pre selección de seis candidatos "com-pro-me-ti-dos", de modo que uno de los requisitos para el puesto, la "independencia", nos atrevemos a ponerla en duda;
3) Si el nombramiento fuese al revés, que propusiera el Presidente de la República y que el Congreso confirme en el puesto, si el FG nos sale politiquero, inepto o mañoso, el responsable político de esa mal escogencia sería el Presidente; pero de la actual manera, colegiada, en que se elije a quién se propone, esa responsabilidad se diluye, pues ni al Presidente se le puede echar la culpa de nombrar a quien llegue a mal servir al país, si la persona fue escogida dentro de un grupo de candidatos que toda la Academia esculcó y cuyo proceso de selección superivisaron "la prensa" y "la sociedad civil".
Hay muchas, muchísimas cosas que están al revés en Guatemala, y somos pocos quienes nos damos cuenta y tenemos el valor de cuestionarnos y de señalar esos defectos, mientras que la opinión pública es estimulada para aplaudir un sistema perverso y que nos hace daño, como país, sin visualizar que esto nos lleve, algún día, a buen puerto.
Tendrá que llegar el momento en que todas estas cosas se vayan cambiando en beneficio del país.

lunes, 1 de enero de 2018

SENTANDO LAS BASES DE UNA BUENA PLANIFICACIÓN

Comienza otro año y, con él, un nuevo ciclo de propósitos, de planes, de metas, de expectativas... Somos la única especie del planeta que cuenta las vueltas que este le da al sol, y los únicos, quizás, que visualizamos el futuro y calculamos cómo alcanzar determinados objetivos en la vida.

Casi la totalidad de seres humanos planifica para sí o para su entorno familiar. Otros pocos, porque les pagan, lo hacen para las empresas que les dan sustento económico; de ahí los planes operativos anuales (POA), los presupuestos, las programaciones de pedidos, etcétera.

Poquísimos, casi nadie, visualizan esa preparación previa para actuar, en su plano mental, desde el punto de vista de la patria. Es en este segmento pequeñísimo en el cual nos incluimos.

Con una buena preparación académica, con una ya larga experiencia política que incluye puestos de relativa importancia dentro de la Administración Pública y con un gran amor por el país, el período que terminó con el año que se fue, 2017, que realmente arrancó desde las protestas de abril de 2015 (la etapa de la caída en desgracia de la vicepresidenta y, después del mismísimo presidente), que pasa, desde agosto de 2016 en que se comienzan a enfatizar cambios constitucionales equivocados por el sesgo político, promocionados por los entes y personas también equivocadas, y toda la convulsión que ha habido, en planos políticos, económicos, laborales, etcétera, en 2017, que nos han servido de una especie de diagnóstico, nos posicionan como para visualizar el futuro, en 2018, desde el punto de vista de los cambios que el país necesita para salir a flote.

La #PrimaveraChapina que hemos venido proponiendo desde 2015, que tenía buenas bases pero no fue bien liderada por el actual gobernante, sigue pendiente. Las condiciones para una verdadera revolución sin balas están dadas.

La ciudadanía no sólo espera sino exige cambios contundentes en la manera como se han venido haciendo las cosas. Los cambios lo abarcan casi todo, pues es casi la totalidad de la administración la que está mal enfocada y, en poquísimas excepciones, casi nunca ha tomado en cuenta al usuario final, quien es el que paga las consecuencias de todo lo malo que se planifica, aprueba y hace a nivel de diputados, autoridades gubernamentales, oficinas descentralizadas y hasta tribunales.

2018 es el año de poner en orden todas esas ideas de cambio, pues 2019 será el año de tomar al toro por los cuernos y sentar las bases de poder para tener la capacidad de darle impulso a ese proceso revolucionario que le urge a la patria.

Por el momento, la invitación abierta para toda la ciudadanía responsable, con alguna capacidad académica o experiencia valiosa para que, a su vez, hagan lo mismo. La patria debe ser rescatada de esa vorágine en la que va sucumbiendo, y somos nosotros, quienes entendemos mejor las cosas y la amamos, los llamados a efectuar ese gran rescate.


miércoles, 20 de septiembre de 2017

SAQUÉMOSLE RAJA A ESE MALESTAR CIUDADANO

No denuncio únicamente porque no me consta que, detrás de lo que mencionaré, haya "mano peluda"; pero me parece una extraña casualidad que, habiendo criticado a través de twitter al ex-embajador Robinson y al Ministro de la Defensa Mancilla, mi teléfono celular, desde el cual accedo al twitter, no ha funcionado en todo este día tan importante para expresarse.

Aun así, me parece apropiado dejar constancia de mi felicitación al pueblo de Guatemala por haber demostrado, una vez más, no solamente cordura sino que tiene una voz potente #EnContraDeLaCorrupción, la cual puede convertirse en rugido en determinado momento.

Por mi experiencia de tres décadas en política es posible que tenga un análisis de más largo alcance, y dentro de mi prospectiva política preveo escenarios con los cuales no podría estar de acuerdo, como el de sacar al presidente para que acceda alguien más que pueda ser más cuestionado que el actual, dejando el nombramiento de alguna vacante del más alto nivel en el Organismo Ejecutivo en manos de diputados que son más cuestionados todavía.

La voz del pueblo ha sonado fuerte y clara, y no me importaría que la presión ciudadana hiciese renunciar a los cabecillas en Congreso, que todos sabemos quienes son. Pero lo más importante no es sacar personas y sustituirlas por otras que provienen de los mismos partidos políticos que acogieron a las "joyitas" que hoy todo el mundo aborrece; lo es, eso sí, empujar los cambios estructurales que el país necesita para ir tomando el rumbo debido.

Yo no me perdería con una agenda complicada. Solamente recordemos el video del diputado por Quetzaltenango y entendamos que la melcocha no da para más. Me conformaría, por el momento, con que tengamos dos cosas que funcionen de una manera distinta: la manera como elegimos autoridades y la manera como gastamos el dinero y contratamos servicios.

No digo que no se puedan impulsar más cosas, más adelante. Digo que enfoquemos todo ese esfuerzo en esos dos puntos, y si logramos eso en el corto plazo, decidamos qué más conviene, como la modificación a la Ley de Servicio Civil.

Para clavar un clavo usamos una herramienta que se llama martillo, que lo que hace es concentrar la fuerza del tórax de la persona y sumarlo a la masa y a la gravedad para pegarle a un solo punto, donde concentra toda esa fuerza e impulsa a un objeto sólido para penetrar otro. Esto es lo mismo. Concentremos nuestros esfuerzos y utilicemos nuestro enojo y nuestra rabia para hacer que las cosas vayan en la dirección adecuada.

No permitamos que unos pocos y malos políticos nos roben el dinero, el presente, el prestigio de nuestro país y el futuro. Y no olvidemos, tampoco, que dentro de esas instituciones defenestradas también hay gente valiosa que puede ser punto de apoyo para lograr nuestros objetivos.

¡Que la madurez que hoy vi en las marchas y concentraciones de todo el país conduzcan a la patria a nuevos altares!